Flannery O'Connor no era una computadora, pero eso es sólo la mitad de la historia

Cuando Flannery O'Connor, la famosa novelista y cuentista estadounidense, muri√≥ en 1964 a la edad de 39 a√Īos, dej√≥ una tercera novela inacabada. ¬ŅPor qu√© est√°n enojados los gentiles? Los cient√≠ficos que estudiaron el material descubrieron que no se pod√≠a imprimir. Dur√≥ as√≠ durante 40 a√Īos.

Hasta ahora.

Durante más de una década, la galardonada autora Jessica Hooten Wilson estudió las 378 páginas de material impreso y escrito a mano de la novela, las transcribió, las reunió en secciones y recopiló todo lo que O'Connor había planeado para su publicación. .

en Flannery O'Connor ¬ŅPor qu√© se enojan los extra√Īos? Hooten presenta al p√ļblico los escritos de Wilson O'Connor por primera vez e imagina los temas y la direcci√≥n del trabajo de O'Connor. Con ilustraciones y un ep√≠logo del renombrado artista Steve Prince (One Fish Studio), el libro desarrolla escenas que son a la vez divertidas y estimulantes y, en √ļltima instancia, muestra que tenemos mucho que aprender del legado de O'Connor.

Se muestran los siguientes Flannery O'Connor ¬ŅPor qu√© se enojan los extra√Īos? Jessica Hooten Wilson:

Somos bastante buenos para saber qu√© es bueno y qu√© es malo... Es f√°cil condenar las Cruzadas, la Inquisici√≥n espa√Īola y el colonialismo. Olv√≠date de retroceder tan lejos; Podemos estar de pie y estar orgullosos de los cobardes que permitieron que subieran a un tren y ejecutaran a nuestros amigos y colegas jud√≠os. Por supuesto, lo har√≠amos de otra manera. Habr√≠amos luchado del lado del bien en todas las batallas anteriores de la historia y nunca nos habr√≠amos cegado por sistemas de opresi√≥n e injusticia. Pero la verdad no es tan simple. Flannery O'Connor afirm√≥: "Uno debe medirse con la verdad, no al rev√©s". El orgullo est√° por encima de la verdad, pero "el primer producto del autoconocimiento", escribe O'Connor, "es la humildad". Fue lo suficientemente humilde como para afrontar sus faltas. Mientras O'Connor mostraba un espejo de juicio ante los dem√°s, especialmente ante sus lectores, aplicaba el mismo criterio a su propia cara.

Lo que descubr√≠ mientras trabajaba en la novela inacabada de O'Connor es que todos somos, como ella dijo una vez, "un producto en construcci√≥n" si se publica m√°s de sesenta a√Īos despu√©s de que ella trabaj√≥ en ella. O'Connor, como todos nosotros, sab√≠a lo que era bueno y viv√≠a en esa realidad. El fallo. A lo largo de su vida, trat√≥ mal a algunas personas. Por su deshonestidad, perdi√≥ la oportunidad de conocer a los dem√°s. Sin embargo, fue un genio y un artista con un profundo conocimiento de la condici√≥n humana, cuyo trabajo trascendi√≥ los l√≠mites de sus limitaciones personales. La novela inacabada de O'Connor permite al lector ver c√≥mo dos cosas pueden ser ciertas a la vez: alguien puede ser una persona de la que aprendemos y crecemos, y al mismo tiempo ser un gran escritor del que podemos aprender. Lectura ¬ŅPor qu√© est√°n enojados los gentiles? nos permite hacer obras de caridad.

En la novela de O'Connor, Fellowship Farm es un acr√≥nimo de Koinonia Farm (koinonia en griego significa "comunidad"), fundada en 1942 en Americus, Georgia, a s√≥lo dos horas de la casa de O'Connor en Milledgeville. En 1956, el fundador Clarence Jordan fue noticia despu√©s de patrocinar a dos estudiantes afroamericanos que quer√≠an asistir a la Universidad de Georgia. En 1957, los amigos de O'Connor, el padre McCown, Tom y Louise Gossett, lo invitaron a visitar su comunidad. √Čl se neg√≥ y le dijo a su querida amiga Betty Hester que el viaje ser√≠a "inconveniente en muchos sentidos". Aun as√≠, dice: "Me gustar√≠a que alguien escribiera algo inteligente sobre la Koinon√≠a". O'Connor est√° de acuerdo en que a la sociedad se le debe "permitir vivir en paz", pero no est√° de acuerdo con los textos hagiogr√°ficos sobre su misi√≥n. Aunque todav√≠a no hab√≠a trabajado ¬ŅPor qu√© est√°n enojados los gentiles?O'Connor revela que asisti√≥ a las noticias de Koinonia con sentimientos encontrados de apoyo y alarma.

En 1957, Dorothy Day, fundadora del Movimiento de Trabajadores Cat√≥licos con sede en Nueva York, intent√≥ mostrar solidaridad con la comunidad agr√≠cola interracial. Tom√≥ un autob√ļs Greyhound a Georgia durante las √ļltimas dos semanas de Cuaresma. En su tercera noche en Koinonia, Day y su amiga Elizabeth se sentaron a observar la granja, que hab√≠a sido atacada desde que se hizo p√ļblica la postura de Jordania sobre la integraci√≥n.

"Espero que tener dudas sobre algunas cosas no sea ser neutral."

- Flannery O'Connor

Dos mujeres estaban sentadas en un auto estacionado, escuchando los grillos dando vueltas y vueltas en el aire. Un roble extendi√≥ sus brazos tan anchos y altos que verti√≥ siglos de hojas en el sudario que ocultaba las estrellas. Day y Elizabeth empezaron a cantar suavemente el uno al otro. D√≠a sesenta, con el pecho pesado, la cintura peque√Īa y la barbilla decidida. Suele llevar el pelo recogido debajo de una toalla; tenia ropa. No se o√≠a nada m√°s que el sonido de sus suaves c√°nticos y el zumbido de los insectos en lo alto. Su coche fue incendiado por los disparos de una persona no vista. Despu√©s de que los agresores dispararon contra las mujeres, estas huyeron con todas sus fuerzas y huyeron. Ninguna mujer result√≥ herida. Ninguno de ellos cay√≥. Ninguno se movi√≥. Se quedaron inm√≥viles por el miedo. En cuesti√≥n de segundos, sus voces fueron silenciadas por la violencia.

Afortunadamente, Day y su amigo no fueron atacados. Respuesta a la columna diaria de noticias de O'Connor cat√≥lico, seg√ļn su propia opini√≥n, "era una persona fea y compasiva, es decir: este es un camino muy largo para disparar". Sin embargo, O'Connor escribi√≥ en la siguiente frase: "Lo admiro mucho". Luego reflexiona: "Espero que no sea neutral tener dudas sobre algunas cosas".

O'Connor representa estos dos puntos de vista diferentes ¬ŅPor qu√© est√°n enojados los gentiles? En algunos manuscritos, el grupo de Oona administra una granja comunitaria ubicada en Osagoola, Nueva York, o Rocky Branch, Tennessee. Sin embargo, "Friendship, Inc." Oona ser√° el nombre del grupo en letras que describen su misi√≥n. A pesar de las similitudes entre Friendship, Inc. y Koinonia, en la que se inspir√≥ O'Connor, O'Connor no parece estar parodiando a la banda. Por un lado, a Walter le molesta la entrada de Oona en la pol√≠tica del Sur, pero por otro lado, en teor√≠a est√° de acuerdo con ella en la necesidad de justicia social. Defiende su finca ante su padre como ejemplo de vida cristiana.

"Para O'Connor, la koinonía era la realidad que confrontaba sus suposiciones sobre la vida del evangelio."

Los padres de Walter representan un punto de vista diferente; Ambos resienten la existencia de Fellowship Farm o Friendship, Inc. Asocian a estos grupos con el bolchevismo, que hist√≥ricamente Jordania se acus√≥ de defender la Koinon√≠a. Para O'Connor, la koinon√≠a era la realidad que confrontaba sus suposiciones sobre la vida del evangelio. Como explica Charles Marsh, Koinonia Farm encarna "el deseo de parecer extra√Īo y √ļnico, como lo expres√≥ el ap√≥stol Pablo". Es posible que O'Connor haya querido abrazar las ideas que llevaron a la fundaci√≥n de Koinonia, pero √©l mismo parece preguntarse en sus cartas si se sentir√≠a c√≥modo viviendo de una manera similar. Este marcado contraste entre sus afirmaciones epistemol√≥gicas y la pr√°ctica real, particularmente en lo que respecta al cristianismo y las libertades civiles de los afroamericanos, se evidencia en los escritos y cartas de O'Connor durante los √ļltimos a√Īos de su vida.

En el dormitorio restaurado de los O'Connor, sólo hay una obra de arte en una estantería: un retrato de Louise Hill, una mujer afroamericana que se ocupaba de la casa de los O'Connor. Fue pintado y regalado a O'Connor por su amigo Robert Hood. El retrato es impresionista; Muchos colores parecen fundirse entre sí. Si miras fijamente el tiempo suficiente, la cara comienza a parecerse a una silueta.

Me imagino a Flannery en su dormitorio, decorado como un museo, sin la caja naranja debajo de su escritorio y sin todo tipo de papeles y recortes de periódico desorganizados esparcidos por todo el lugar.

"Escribo m√°s r√°pido de lo que creo", se lamenta en voz alta, repitiendo sus cartas.

"¬ŅQu√© es eso?" desde el otro lado de la habitaci√≥n. Louisa podr√≠a haber considerado necesario volver a desempolvar su retrato esta ma√Īana y limpiar la habitaci√≥n.

"Louise, mis ma√Īanas no son negociables", dijo Flannery. Sus gafas le pellizcaron el puente de la nariz y sus ojos recorrieron la p√°gina casi en blanco, tratando de recordar sus pensamientos perdidos. Flannery trabaj√≥ desde las 9 am hasta el mediod√≠a todos los d√≠as (incluidos los domingos en los √ļltimos a√Īos de su enfermedad) tanto como pudo, esperando que no hubiera interrupciones.

Seg√ļn Flannery, Louise ven√≠a a menudo a desempolvar su retrato y admirar su retrato. En la pared detr√°s de Flannery hab√≠a una cruz dorada que le perforar√≠a el cuello. Cristo en la cruz nos pide que seamos compasivos, pero a veces lo √ļnico que podemos hacer es reprimir la ira de la contemplaci√≥n in√ļtil.

por Flannery O'Connor

Extra√≠do y adaptado de aqu√≠. Flannery O'Connor ¬ŅPor qu√© se enojan los extra√Īos? ¬© 2024 Jessica Hooten Wilson, publicado por Brazos Press y reimpreso aqu√≠ con permiso.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies