El regreso de un poeta palestino

Al momento de escribir esta rese√Īa, la guerra en Gaza que comenz√≥ el 7 de octubre ya se ha cobrado m√°s de 32.000 vidas, incluidos ni√Īos. Se teme que casi diez mil personas se encuentren bajo los escombros. Se considera la peor guerra documentada en "color", pero el libro de Mourid Barghouti de 1997 "I Saw Ramallah" dice que lo que est√° sucediendo ahora es s√≥lo una "repetici√≥n" del pasado.

El poeta revolucionario palestino Mourid Barghouti nació en 1944 en Deir Ghassane, cerca de Ramallah, y murió en 2021 en Ammán, la capital de Jordania. Aparte de sus memorias, I Saw Ramallah es su obra maestra. Aunque las memorias no giran en torno a una trama específica, están profundamente conectadas con la cuestión de los palestinos desplazados, o lo que llamamos "la causa palestina".

Las memorias son un monólogo retrospectivo sobre toda la vida de Mourid, construido en torno a su regreso a Ramallah en 1996 después de tres décadas en el exilio. La narrativa del poema resume el dolor, la tristeza, la alegría, la ira, el arrepentimiento y la sorpresa de la persona desplazada. El destacado erudito palestino Edward Said escribió en la nota: "Lo que le da a este libro el sello inconfundible de profunda autenticidad es su estructura poética que afirma la vida".

La historia comienza en el puente a Ramallah. Despu√©s de cruzar un peque√Īo puente en m√°s de veinte p√°ginas, Mourid desgrana la historia de Ramallah, su pasado y su presente. Contempla √°rboles, p√°jaros, olores, comida y personas. "Treinta a√Īos, nueve vol√ļmenes de poemas y el espacio de ojos para derramar l√°grimas bajo los sauces de un cementerio lejano."

Constantemente revive sus recuerdos de su tierra natal: "En Ramallah nosotros..." "Nosotros en Ramallah, ellos..." una y otra vez. Incluso el discurso de Walt Disney a Manfalouti, un √°rabe alfabetizado, le parece insignificante a Mourid frente a sus recuerdos de Ramallah.

Las conversaciones sobre Ramallah derivan lentamente hacia Deir Ghassana, su ciudad natal, donde naci√≥ y pas√≥ su infancia. "Nac√≠ aqu√≠ cuatro a√Īos antes de que naciera Israel", recuerda. Recuerda casi todo con detalle: manzanas, aceitunas, prensas, colores, mercados, pero de repente su pa√≠s parece estar en manos de otra persona. Lo que tem√≠a era pagar higos en lugar de soldados con armas de fuego.

Su carrera acabó con la infancia de Mourid, pero su sentido de hogar lo mantuvo fuerte al sentir su pérdida. El color, la vida y el espíritu de su ciudad comenzaron a desvanecerse. El sufrimiento de los refugiados en su tierra natal y su anhelo de regresar se refleja cada vez más en esta memoria.

Ni√Īos llorando anhelando el regreso de sus padres muertos, madres atrapadas en el dolor de perder a sus amados hijos. La violencia y los desalojos forzosos de los colonos parecen reflejar lo que ocurri√≥ despu√©s del 7 de octubre.

Mourid cuenta la historia de los "ladrones de aceitunas" que robaban aceitunas, s√≠mbolos de la cultura y tradici√≥n palestinas. Seg√ļn las √ļltimas informaciones publicadas por varios medios como The New Yorker, m√°s de 800.000 olivos palestinos han sido arrancados por Israel en Palestina.

El concepto de pa√≠s en desarrollo est√° plasmado en el libro en forma de rese√Īa po√©tica. Piensa en el destino de ser un refugiado en su pa√≠s y dice: "Nuestro pa√≠s es la imagen del tiempo pasado all√≠". Luego quiere convertir los recuerdos de su tierra natal en un ramo de "regalos" que pueda cruzar la frontera.

La "certidumbre del desplazamiento" y la "incertidumbre del retorno" son emociones crónicas y eternas compartidas por los palestinos y todas las personas desplazadas durante generaciones. Mourid imagina estos conceptos a través de sus propias experiencias, que se parecen a las de aquellos atrapados en la frontera de Rafah después de haber sido desplazados de diferentes partes de Gaza.

El paso de su ciudad natal, "Deir Ghassane", a "La Plaza del Pueblo" le trae varios elementos nost√°lgicos de su infancia. Utiliza los recuerdos de su infancia para crear el deseo de regresar a su tierra natal.

Los recuerdos de la guerra en la infancia a menudo se describen en este libro como conflictos filos√≥ficos de lugar y tiempo. En un momento, pregunt√≥: "¬ŅPuede el mundo contener la brutalidad de una madre que prepara caf√© sola en la ma√Īana de la di√°spora?". cit√≥ su viejo poema. Intenta conectar las emociones m√°s profundas del desplazamiento con la primera infancia y los recuerdos familiares que no dejan luz para el futuro.

Una evaluaci√≥n sat√≠rica de un escenario pol√≠tico refleja una cr√≠tica profunda y una visi√≥n filos√≥fica. "Estar fuera de la pol√≠tica tambi√©n es pol√≠tica", afirm√≥. "La pol√≠tica es el n√ļmero de tazas de caf√© sobre la mesa". "Hay mucha pol√≠tica en el libro de Barghouti, pero nada de eso es abstracto o ideol√≥gico", dice Edward.

También describió el primer mandato de Netanyahu como actual líder de Israel y la ocupación de Gaza. Su visión de las astutas tácticas y los obstáculos diplomáticos de Netanyahu parece más profética. "Los árabes eventualmente se adaptarán a su dureza, porque siempre se adaptarán a todo lo que tienen", dijo Netanyahu, reflexionando sobre el apaciguamiento de Estados Unidos.

I Saw Ramallah está considerado uno de los mejores libros jamás escritos sobre la cuestión palestina. Rechaza muchas de las posiciones silogísticas que Israel ha planteado para justificar sus atrocidades contra los palestinos. Muchos de estos argumentos persisten en la guerra en curso. El libro ya aborda frases tan frecuentes como "Israel tiene derecho a la legítima defensa".

Los esl√≥ganes de la guerra en curso son "7 de octubre" y "¬ŅQui√©n empez√≥ la guerra?" Estas sentencias se utilizan ampliamente para justificar los actos atroces y brutales cometidos contra los palestinos. En un caso similar, dice, "es f√°cil ofuscar la verdad con un simple truco ling√ľ√≠stico: empezar la historia 'en segundo lugar'".

Mowry logra evocar una sensación de desplazamiento incluso en lectores con direcciones permanentes. Mientras retrata la injusticia, desenreda el hilo enredado que rodea la cuestión palestina.

Mohammed Ramis es periodista independiente y estudiante de Periodismo Convergente en AJK MCRC, Jamia Millia Islamia.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies